Ctra. de Ricla, KM. 43: : 50.100 La Almunia de Doña Godina:: Zaragoza
   
Inicio
  El hotel
  Habitaciones
  Tarifas
El Restaurante
  Nuestros platos
Dónde encontrarnos
Contacto
Turismo
  En el municipio
  En sus alrededores

 


Teléfono
976 81 26 96
E-Mail
reservas@hotelbodega.es

 

   


Fuendetodos, pueblo natal de Francisco de Goya
(1746-1828), se encuentra ubicado a 44 kilómetros al sureste de Zaragoza, a una altitud de 780 metros.

La Casa Natal del pintor, fue documentada por el pintor Ignacio Zuloaga y un grupo de artistas zaragozanos en 1913. Lamentablemente, la Guerra Civil vino a destruirla parcialmente, por lo que hubo que ser restaurada en 1946. La Dirección General de Bellas Artes aprobó en 1981 el proyecto de una nueva restauración, siendo declarada Monumento Histórico Nacional en 1982.

Los trabajos de remodelación finalizaron en 1985, procediéndose a su inauguración oficial el 13 de julio de ese año. La casa conserva hoy todo el aspecto rústico y popular de la época de Goya.




La laguna de Gallocanta está situada en el fondo de una extensa cuenca endorreica, aislada e independiente (el Campo de Bello), originada por el hundimiento tectónico de un sector del Sistema Ibérico. Se encuentra situada a 1.000 m de altitud, a caballo de las provincias de Teruel y Zaragoza.

La laguna ocupa 1.400 ha de las 53.600 ha de toda la cubeta. Sus aguas, someras, son salinas y el nivel de las mismas fluctúa periódicamente en ciclos de varios años, por lo que algunos veranos permanece seca y cubierta por una costra de sal.

Gallocanta está considerada como la laguna natural más grande de España. Sus aguas provienen de las escorrentías superficiales de ramblas y regueras y de las surgencias o afloramientos denominados ojos. Es una de las zonas húmedas más importantes de la Península Ibérica y de Europa por las comunidades biológicas que alberga, tanto vegetales como animales, especialmente en épocas de migración de aves.



El Monasterio de Nuestra Señora de Piedra es, sin duda, uno de los lugares más visitados de Aragón, sobre todo por los jardines y numerosísimas cascadas generadas por el río Piedra que se ha convertido en un verdadero y paradisiaco lugar de descanso y esparcimiento para los turistas.

Este paraje tan hermoso es el que habitualmente buscaban los monjes cistercienses como inspiración para desarrollar su labor de trabajo y oración.

En ocasiones, debido a lo espectacular del paisaje, el turista ocasional no se presta la atención debida al conjunto monástico, que a pesar de ser más modesto que Veruela y Rueda y parcialmente arruinado, ofrece gratas sorpresas al amante del arte medieval.

El Monasterio de Piedra fue fundado por Alfonso II en 1164 con monjes de Poblet e iniciadas sus obras en 1195 hasta ser finalizadas en 1218.


La historia de la ciudad se remonta con propiedad al siglo iii a.C., en que la zona se configura tras las últimas aportaciones célticas, y la penetración ibérica desde las tierras bajas del valle del Ebro, disponiéndose a recibir el impacto conquistador de Roma.

Sufrió, en este aspecto, los mismos avatares que el resto de la Celtiberia en que estaba incluida. En aquellos inicios, la ciudad debía de reducirse a un pequeño núcleo habitado situado en el centro de lo que hoy ocupa el yacimiento.

Los datos arqueológicos permiten afirmar que en el siglo II.a.C. existía allí ese núcleo, como lo prueba la acuñación de monedas indígenas a fines de ese siglo.

 
© Hotel Restaurante La Bodega. Todos los derechos reservados